La solución duradera de grietas y fisuras que nos encontramos en el interior, pasa por la aplicación de una masilla elástica, capaz de absorber las tensiones creadas por los posibles movimientos que se produzcan.

Material necesario

  • Plaste o masilla.
  • Masilla flexible.
  • Espátula.
  • Papel de lija. Tacos abrasivos o almohadilla lijadora.
  • Cinta tapa grietas

Así se hace

SOLUCIÓN 1.

  1. Abrir la grieta en “v” eliminando partes de mortero desprendido o pintura deteriorada.
  2. Rellanar la grieta con un plaste de rellenos.
  3. Aplicar la masilla con fibra de vidrio a espátula, dejando una banda de masilla a ambos lados de la grieta o fisura de no menos de 5 cm.
  4. Afinar posibles grumos mediante la presión de la espátula, en angulo cerrado, cuando el producto inicie su secado en superficie.

SOLUCIÓN 2.

  1. Abrir la grieta en “v” eliminando partes de mortero desprendido o pintura deteriorada.
  2. Rellanar la grieta con un plaste de rellenos.
  3. Colocar la cinta de fibra de vidrio autoadhesiva sobre la fisura o grieta ya rellenada.
  4. Aplicar plaste o masilla sobre la cinta y tras dejar secar, lijar.

Trucos y consejos

En el caso de pequeñas fisuras sobre revestimientos consistentes, no necesitaremos realizar los dos primeros pasos. En la segunda solución, bastará con la colocación de la cinta. Antes de su reparación, conviene observar la evolución y movimiento de las grietas e incluso medir su grosor y longitud, poniendo un testigo, para observar si su crecimiento es notable o incluso peligroso para la buena conservación del inmueble.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat